El vestido de María está hecho de los momentos compartidos con sus tres hermanas y su madre en la preparación de su boda. Ella es la primera en casarse de toda su familia, -muy numerosa-, así que todos los detalles de los preparativos se han disfrutado muy intensamente y se han llevado a cabo de forma coral entre las cinco.

En la hechura del vestido de María ha habido muchas emociones –risas y lágrimas- y, sobre todo, mucha organización y planificación para poder coincidir todas, viviendo entre Madrid y Pamplona. Ha sido resultado de un proceso participativo en la distancia, contando con la ayuda de un grupo de WhatsApp para intercambiar ideas y compartir anécdotas. Toda una experiencia.

Vestido de María by Isabel Zapardiez

Así nos lo cuenta Eva, su madre: “Había que llevar un orden al acordar los días de pruebas, que a todas nos encajaran las fechas y así poder acudir todas juntas. Esto, que algunas veces parecía un poco caótico, resultó una experiencia fantástica y muy divertida.”

“En el Estudio todo fueron facilidades; se adaptaron a las fechas en las que mis hijas podían viajar, se encargaron estupendamente de toda la organización… hubo muy buena química desde el principio.”

El diseño de María refleja el espíritu de la novia, con una gran elegancia remarcada por la sencillez de las líneas e integra como elemento esencial una mantilla familiar. Es un vestido de corte clásico, en muselina de seda natural con aplicaciones de encaje holandés. La falda es a la caída natural, con cola desmontable y unos discretos frunces en los costados. El conjunto produce efecto de una gran ligereza y movimiento.

No me defraudó. María ha sido la novia más guapa que he visto nunca, el vestido maravilloso, muy elegante totalmente acorde con su dulce carácter, lo llevó con una sonrisa de felicidad que le acompaño toda la noche” afirma Eva.

Vestido de María By Isabel Zapardiez

novia-entrada

Vestido de María by Isabel Zapardiez

La intensidad de la experiencia se vio multiplicada al crearse también en el Estudio los vestidos y los estilismos de sus hermanas, su madre y su abuela. Como os imaginaréis, para nosotros ha sido un reto muy especial vestir a tres generaciones de la misma familia y ser partícipes de todo el acontecimiento, además de una muestra de confianza que agradecemos enormemente. Hemos disfrutado del proceso de creación de cada estilismo.

Vestido de María by Isabel Zapardiez

Me encantó que en la primera cita Isabel se tomara bastante tiempo hablando con cada una de nosotras, nos preguntó con mucho interés sobre nuestras ideas y preferencias, a la vez que iba analizando nuestro estilo y personalidad”, nos dice Eva.

En nuestras reuniones de trabajo en el Estudio se palpaba la expectativa y también el gusto por la moda que todas ellas comparten, y mucha, mucha diversión. Para cada una de ellas se creó una propuesta acorde a su personalidad, muy diferentes y coloridas. Además, decidieron mantener hasta el momento final el secreto de sus looks, con lo que la sorpresa del padre y los hermanos fue mayúscula cuando vieron el conjunto.

Eva llevaba un vestido en gasa de seda viradas a mano en tonalidad rosa coral y las hermanas de María optaron por distintos colores. Beatriz iba con un vestido pareo en satén azul petróleo; Teresa con un pantalón Palazzo en satén azul y un crop top joya; y Claudia llevaba un mono en color berenjena con un toque de gasa drapeada en el cuerpo. La abuela María Ester iba fantástica en un sencillo vestido en tonos de crep satén arena y rosa empolvado.

“Sus hermanas fueron también todas estupendas; ¡¡guapísimas!!, para cada una se pensó algo distinto, original y muy acorde con sus distintas personalidades. Y mi vestido fue maravilloso, tal y como yo lo había soñado, el color la tela y el diseño…. simplemente mágico. Realmente ha sido una experiencia muy bonita, un recuerdo para siempre”.

Vestido de María by Isabel Zapardiez

Vestido de María by Isabel Zapardiez

Vestido de María by Isabel Zapardiez

Fotos de Eugenio Zuñiga