Me gustan los espacios donde los diseñadores hablan de tú a tú con el público, donde ambos tienen la posibilidad de intercambiar ideas, lejos del encorsetamiento comercial de una tienda convencional. Como diseñadora, aprecio la oportunidad de desarrollarme y aprender de ese trato directo, como hago cada día en mi estudio. Como consumidora, creo que en este tiempo de producción en serie, de fabricación de clones, cada vez se aprecia más la creatividad y las propuestas personales en todos los ámbitos del diseño.

En Madrid existe un espacio que promete esa experiencia, “donde los diseñadores no tienen nada que callarse”. Este es el lema de Enfant Terrible, donde esta semana hemos abierto un corner dedicado a nuestra marca. Se trata de una espacio multidisciplinar, donde se reúnen creadores de campos muy diversos, cuya voluntad en común es entablar diálogo abierto con el público.

El local está en pleno centro de Madrid, en la calle Nuñez de Balboa nº 30 y está concebido como un gran showroom. Allí podéis ver una selección de nuestros vestidos de novia, y próximamente también de fiesta y ceremonia. Desde este punto queremos encontrarnos más directamente con el público de Madrid, que se ha convertido ya en nuestra segunda casa.

Os invitamos a que nos visitéis,  nos vemos allí ¡