La moda ha sufrido grandes transformaciones a lo largo de los siglos relacionadas en gran parte por los acontecimientos históricos que han ido sucediendo. La moda como otras artes es un reflejo más de los sentimientos, actitudes y pensamientos de las épocas y de las personas que viven en ellas. Me gustaría hacer un pequeño repaso a los cambios que han sufrido los vestidos de novia a lo largo de los siglos porque estoy segura que muchos os sorprenderán.

Se puede ubicar el origen del traje de novia en la antigua Roma. Las novias romanas se casaban con un atuendo muy austero, la misma túnica blanca que usaban a diario, añadiendo como complemento decorativo un velo color púrpura adornado con una corona de flores. Por su parte la mujer griega allá por el siglo IV a C. utilizaba el color amarillo.

En el siglo VI el pueblo lombardo del norte de Europa ya añadió un toque muydiferente a su ceremonia de matrimonio: el color negro. Las novias se vestían con una túnica negra larga, y como elemento decorativo usaban un manto rojo.

Durante la Edad Media, las novias utilizaban vestidos túnica rojos con decoraciones doradas, que representaban la realeza y el poder, mientras que en el Renacimiento el color no era tan importante, pero si que este fuera bordado con piedras preciosas, perlas y diamantes.

El vestido de novia paso a ser tener matices pastel en el siglo XVIII hasta llegar al color blanco en el siglo XIX. En la ceremonia nupcial de la Reina Victoria de Inglaterra en 1840, lució un impactante vestido blanco que marco la tendencia manteniéndose en la actualidad. El color blanco empezó a tomar protagonismo porque para la época expresaba valores como la paz, felicidad, pureza e inocencia.

Ya ha principio del siglo XX llegó cierta liberación de la mujer en cuanto a su forma de vestir y los vestidos de novia comenzaron a mostrar las piernas. En la década de los 30 las mujeres apostaron por vestidos con líneas lánguidas que se ajustaban el cuerpo y las mangas abullonadas de estilo victoriano. En 1940 el vestido de novia cambio a traje sastre por su sencillez y ya los trajes de los 50 estuvieron marcados por modistos como Christian Dior que comenzaron a introducir largas faldas marcando la cintura y dando un toque mucho más femenino a estos.

A partir de los años 60 la transformación de los trajes fue enorme. Los cambios sociales e históricos supusieron una influencia enorme para la moda y la conocida como “revolución sexual” derribó muchas barreras morales que dieron paso a libertad en el diseño. Así los trajes de novia pasan a ser abotonados, con cuellos distintos, flores y velos cortos. En los 70 los vestidos juegan con los volados y el pelo pasa a dejarse suelto.

Los 80 fueron los años de la opulencia con vestidos ciertamente ostentosos y ya en los 90 los diseños comenzaron a ser más arriesgados, con miras a modernizar la imagen más clásica de la novia que se había recuperado con la ostentación de la década anterior.

En definitiva, el traje de novia no solo es un color o una hechura sino una actitud. Dependiendo del momento histórico, social e incluso emocional, la novia elige un vestido para unir su vida a la de otra persona y ese traje debe ser coherente con su personalidad, su filosofía de vida y su estética.

Saludos!!!